Soñando uno de tus sueños

Blog de escritura

Soñando uno de tus sueños

Siete pecados: El sabor del pastel

El sabor del pastel
Fuera de las reuniones con el Hokage y el consejo de la aldea, al señor feudal le gustaban las grandes reuniones donde los ninjas fueran con su familia y pudiera verlos interactuar de manera más normal. Era bastante cotilla y enterarse de las cosas que pasaban en la aldea por esas reuniones informales en las que sólo importaba divertirse, comer bien y beber, eran las mejores para él. Así se mantenía informado de mejor manera que cuando tenía sus reuniones informativas. Y por supuesto, la pasaba mucho mejor ahí, más allá de que sus consejeros siempre intentaban convencerlo de que dejara esas tonterías, jamás les prestaba atención pues, consideraba una sana diversión aquello. Y ahora, tenía otra intención: había escuchado que el Hokage, el sexto Hokage, tenía novia y quería conocerla.

La noche llegó. El salón estaba decorado con mesas fuera y dentro. El clima era perfecto y aprovecharon para extender la reunión en el exterior. Había muchas personas disfrutando la comida, bebidas y charlas con amigos y compañeros.

El Hokage estaba al pendiente de todo, saludando a cada uno que veía, intentando ser amable con todos. Fuyuki estuvo a su lado hasta que Ino la separó de él, hablando de cosas de chicas. Kakashi quedó sólo un momento hasta que Gai lo interceptó.

—Te notó aburrido.

—Sabes que todo esto no es lo mío.

Gai rodeó el cuello del sexto con su brazo diciéndole que debía animarse y disfrutar de esos momentos de paz y diversión, más ahora que le quedaban pocos meses para que su vida diera un vuelco cuando llegaran sus hijos al mundo.

—Fuyuki está feliz —dijo Gai— deberías contagiarte de su espíritu.

Él la observó comer mientras las chicas le hablaban. Juraba que Fuyuki le prestaba más atención a su comida que a Ino, Sakura o Tenten. Kakashi no era de ese tipo de personas. No sólo no era una persona fiestera, sino que tampoco es que le fascinara la comida como veía sucedía con su novia en ese momento. Y aunque Gai siguiera insistiéndole en “sacar a su espíritu parrandero”, él prefería seguir tal y como hasta ahora, continuar con alguna charla con un conocido y esperar a que la noche terminara lo más pronto posible.

Gai se quedó un rato conversando con Kakashi proponiéndole un viaje a las termas antes de que fuera padre. Además de relajarlo de su trabajo, sería una buena oportunidad para salir antes de que llegaran los bebés y de tener sus retos. Estaba seguro de que Fuyuki estaría encantada con la idea y estando a media hora de la capital, no interferiría con su trabajo. Así, Gai se fue diciéndole que le avisara cuando y vio a Fuyuki regresar. Kakashi volvió a observar el plato de su mujer lleno. Fuyuki no se contuvo en cenar nada aquel día.

—Gai nos invitó a las termas.

Tal y como lo habían esperado, la mujer brincó de felicidad al saber que podrían estar un tiempo fuera de la oficina. Aunque Kakashi insistía en que se quedará en casa a descansar, ella aún no dejaba su trabajo de secretaria y él, estaba seguro de que seguiría ahí hasta el final. Por eso mismo, buscaba a alguien que lo ayudara en la oficina. Luego vería como lidiar con los celos de su novia, que no faltarían escenas por ello, por ahora, quería que se tomará su embarazo con calma y cuidarla todo lo que pudiera.

—Podremos pasar más tiempo juntos sin tanto trabajo de por medio.

—Normalmente, eres tú quien me retrasa —dijo él encogiéndose de hombros pensando cuando ella se le sentaba encima y no lo dejaba continuar con su labor o cuando pedía un descanso en medio de algo y él, se lo concedía. De sobrado sabía él que no lo hacía con malas intenciones, simplemente, quería aprovechar tiempo a su lado. Además, Fuyuki era muy eficiente como secretaria, con ella organizando su tiempo, se liberaba más rápido de sus obligaciones.

—Es tu culpa por descuidarme —dijo ella señalándolo con el tenedor que tenía un pedazo de pastel en él. Y fue cuando hizo algo que no se esperó: se bajó la máscara y comió el bocado del tenedor.
—¿Eh? —quedó perpleja Fuyuki— ni siquiera te gusta el dulce.

—Me lo ofrecías —dijo tranquilo él volviendo a tapar su cara.

—Claro que no.

—¿Quién pone comida delante de alguien sin esperar que lo coma? —respondió con calma— además, es tu tercera porción.

—Pero está delicioso —dijo dándole un nuevo bocado al postre mientras él suspiraba.

Lejos de que la discusión de la pareja fuera el centro de atención, todos se centraron en que Kakashi se bajó la máscara para comer ¡Y en público! Algo que nadie esperaba en la reunión. Los cuchicheos a causa de semejante revelación no tardaron en esparcirse por todo el salón y fuera de él también.

—¡¿Cómo que Kakashi-sensei se quitó la máscara?! —el equipo 7 corrió dentro después del gritó de Naruto sin llegar a presenciarlo.

—Eres lento —dijo Shikamaru.

Los tres quedaron frustrados ¿Cómo era posible que se hubiesen perdido semejante escena solo por salir y tomar aire?

Kakashi que se dio cuenta de que todas las miradas estaban sobre ellos, tomó a Fuyuki de la mano y la llevo fuera, así tomarían un poco de aire y se alejaría del bullicio del salón. Él no estaba hecho para las reuniones sociales.

—¡Espera, espera! Quiero otra porción —lo detuvo su novia mostrándole el plato vacío.

Él volvió a inhalar sonoramente y tomó el plato volviendo a entrar. De no ser porque estaba embarazada, le habría reclamado el comer tanto. Fuyuki tenía buen apetito y en los últimos días, a veces le costaba encontrar qué comer por lo mismo, así que cuando encontraba que era ese antojo, no paraba hasta estar satisfecha.

Volvió con ella y se sentó en una silla y su novia no tardó en quedar entre sus piernas disfrutando de la comida.

—Vas a engordar —le dijo Kakashi quitándole el plato de la mano.

—Pero…

Suspiró por enésima vez y le devolvió la comida. No quería admitir algo tan tonto, pero su novia le prestaba más atención a eso que a él ese día.

—¿Sucede algo? Te noto raro ¿Estás cansado? —dijo ella dejando el plato sobre sus piernas y acariciando la mejilla de Kakashi.

Él sonrió y negó con la cabeza, diciéndole que estaba perfecto. Ella no le creyó, que lo escuchó suspirar toda la noche y sabía que eso no era por nada. Lo conocía bien para saber que algo le molestaba.

—Kakashi-kun ¿Quieres que nos vayamos?

—Soy el Hokage. No puedo irme primero —dijo él apoyando su cabeza en el hombro de ella.

—Pero tienes a tu novia, que está embarazada y es excelente actriz. Déjamelo a mí —le dijo con orgullo de su talento para actuar y se puso de pie, no sin antes dar un último bocado a la comida— tú sólo sígueme —le ordenó tomándolo de la mano.

Caminaron un poco, Fuyuki le iba hablando de tonterías mientras caminaban cuando dejó caer el plato y apretó su vientre doblándose, haciendo una nueva de dolor. Kakashi, se vio igual de sorprendido que todos, entendiendo cuál era su plan para sacarlo de ahí.

Ella aseguró estar bien, que era algo con lo que podía lidiar. Más, Kakashi insistió en que fueran al hospital y luego, a casa a descansar.

El sexto se disculpó por tener que marcharse de esa manera, pero todos entendían que era por causas de fuerza mayor, incluso, el señor feudal que quería conocer un poco más a la muchacha.

El ninja desapareció de ahí con su novia en brazos. Llegaron hasta su casa sin que él tuviera ánimos de bajarla, aunque sabía que era todo actuado.

—¿Te sientes mejor? —le preguntó ella rodeándolo por el cuello, dándole un beso en la mejilla.

—Estoy contigo.

Nada podía salir mal entonces. Al fin, tenía a Fuyuki sólo para él. No se había dado cuenta en qué momento ella pasó a ser tan importante para él y a sentirse tan infantil con ella. Pensamientos como el que tenía esa noche nunca habían cruzado por su cabeza, pero quería más de ella.

—Kakashi-kun. Ya puedes bajarme —le dijo mientras él seguía caminando con ella encima. De quitó los zapatos y la dejó a ella en la cama, acostándose a su lado. Fuyuki no tardó en acurrucarse encima de él. Le dio un beso una vez le sacó la máscara y volvió a acomodarse encima suyo, más que feliz y relajada.

Él acarició la espalda de su novia y vio que apenas se acomodó, quedó dormida sobre su pecho. Le dio un beso en la frente y se quedó largo rato observándola viendo que tenía un par de migajas en los labios, se las quitó y la besó. Sus labios aún tenían el sabor de la crema del pastel. Sonrió. Sería la única vez que apreciaría el sabor del pastel.

Pereza
Ira
Pecado capital: Gula
¡Hola, soñadores! ¿Cómo están? De maravillas o eso espero. Hace un tiempo había subido este fic y de a poco iré subiendo los que faltan ¡Tengo los siete pecados! Pero éste me gusta mucho <3

Espero que lo hayan disfrutado.

¡Un abrazo!

Seamos amigos

¡Hola, gente linda! ¿Cómo están? Hace un tiempo me nominaron a este tag y hasta ahora lo vengo a hacer. No tengo excusas realmente, así que aprovecho para dejarlo ahorita mismo. Espero que disfruten la lectura ¡Va a ser cortito!

Me nominó Tsuki al tag en su blog Let the wind blow, si no han pasado por su blog antes ¿qué están esperando? Tiene entradas muy interesantes, así que los invito a que pasen a echarle un vistazo.


Reglas
Seguir al blog que te nominó al premio
Responder 5 preguntas
Nominar 10 blogs
Crear 5 nuevas preguntas
Avisar a los nominados


1. ¿Qué es para ti la amistad? Explícalo con una sola palabra.
Confianza

2. Si pudieras conocer a un personaje de libro, película, cómic, anime o manga ¿Cuál elegirías?
Uff, aquí me ponen en un aprieto a niveles impensados ¿cómo elegir un sólo husbando?

3. ¿Qué cosa dirías que te caracteriza o es muy tuya?
Mmm... me la han puesto difícil. Mi voz quizá, son contraalto, así que no sueno como "las típicas mujeres femeninas". Antes era todo un problema para mí, porque tener una voz más grave y encima, el vozarrón que tengo (porque hablo fuerte y no es que grite, es que yo hablo así) sí me causó mucho complejo, que por suerte, con el paso del tiempo aprendí a ignorar. Amo mi voz y al que no le guste, que no me escuche ;).

4. ¿Comida favorita?
Lasagna, sin duda alguna, es una de las que amodoro con todo mi corazón y aunque es mi comida favorita, sólo la como una vez al año (posta esto) y es en mi cumpleaños, de ahí, ni de casualidad llego a ver una lasagna en otro momento ¡pero algún día se alinearan los planetas! Y la comeré en otro día.

5. Si tuvieras que elegir una canción con la que te identifiques actualmente ¿Cuál sería?
¡Qué pregunta! No sé si una canción para identificarme... al menos, no recuerdo ninguna que haya estado escuchado en los últimos días. Sí no me ha faltado en la lista de reproducción ésta ¡La amo! Desde que salió el disco nuevo quedé encantadísima con este tema y es tan sublime. La música, la letra nostálgica y tan profunda y la voz de Acchan ¡Es perfecta!


1) Bley
2) Cyn
3) Cath
4) Demiurgo
5) Campirela
6) Jose Lescano
7) Dafne
8) Citu
9) Tohru
10) Lu

Les dejo mis preguntas:

1) ¿Hay alguna banda/cantante que te haya marcado?
2) ¿Te irías a vivir a otro país? ¿Dónde y por qué ese país?
3) ¿Tienes alguna cita favorita de un libro/película/serie?
4) ¿Con qué personaje ficticio te identificas?
5) ¿Eres supersticioso/a?

Y son todos. Espero se animen a realizarlo.

¡Un abrazo!

52 retos de escritura del 2021

01
Inventa un cuento que suceda en las estrellas.
Cuento
02
Escribe un relato protagonizado por tres reinas magas.
Cuento
03
¡Sueña! Inventa una historia corta de fantasía onírica.
Cuento
04
Escribe un relato de amor entre dos especies fantásticas.
Cuento
05
Inventa un cuento basado en alguna de las metamorfosis de Ovidio.
Cuento
06
Haz una historia que suceda íntegra bajo el subsuelo.
Cuento
07
¡Feliz Año Nuevo chino! Esta semana escribe un relato protagonizado por un buey.
Cuento
08
Tus protagonistas estaban en una fiesta de Carnaval y de pronto se han convertido en sus disfraces. ¡A ver esa originalidad!
Cuento
09
Haz una historia en la que la antagonista sea una mantis religiosa.
Cuento
10
Escribe un cuento sin usar la letra «y».
Cuento
11
Escribe un relato que pase de un flashback a un flashforward y haz que el enlace tenga sentido.
Cuento
12
Tu protagonista es una delfina humanoide que pasa la mitad del relato en tierra y la otra mitad en el mar.
Cuento
13
Tu protagonista es de tu color favorito. ¿Qué implica eso en su mundo?
Cuento
14
El solarpunk está en auge. Escribe un relato optimista sobre el futuro de nuestro planeta.
Cuento
15
Haz que tu cuento acabe con: «Eso fue lo último que vi antes de morir».
Cuento
16
Escribe un relato que solo tenga diálogos.
Cuento
17
Escribe un retelling de la historia de Sant Jordi.
Cuento
18
Inventa una historia de terror en segunda persona en el que el/la protagonista sea un asesino/a, y justifica su condición.
Cuento
19
Crea un relato en el que aparezca una madre terrorífica.
Cuento
20
Escribe un fanfic de tu película de animación favorita.
Cuento
21
Haz un cuento de ciencia ficción rural.
Cuento
22
Ambienta tu relato en Sudáfrica.
Cuento
23
Crea una historia en la que aparezca una artista gráfica.
Cuento
24
Inventa una historia que acabe con un cliffhanger.
25
Escribe un cuento en el que tu protagonista vea el cielo por primera vez.
Cuento
26
La personalidad de tu protagonista es la de tu animal favorito. Crea un relato sobre su vida en sociedad.
Cuento
27
Escribe una historia en la que el protagonista es un cadáver que habla, pero no se puede mover.
Cuento
28
Haz un cuento en el que en la primera frase de cada párrafo haya una aliteración.
Cuento
29
Crea un relato en el que alguien recibe una videollamada sospechosa.
Cuento
30
Describe el proceso creativo de un cuadro y haz que los elementos pictóricos sean parte de la historia. Por ejemplo, si sale un bosque, que sea relevante en la trama.
Cuento
31
Escribe una historia protagonizada por una bandolera ligona.
Cuento
32
Inventa un cuento en primera persona sobre alguien que observa a otra persona. Intenta que sea lo más subjetivo posible.
Cuento
33
Relata una historia de amor platónico.
Cuento
34
Utiliza las palabras «quebrar», «óleo» y «extinción» en tu relato.
Cuento
35
Inventa una historia de amor que, antes del primer beso, se ve interrumpida por el fin del mundo.
Cuento
36
Narra la batalla entre una maga que domina la electricidad y otra que invoca demonios.
Cuento
37
Crea un cuento que suceda en un futuro posapocalíptico gobernado por cucarachas gigantes.
Cuento
38
Inventa una historia en la que un armadillo viaja a Plutón y crea su propia cultura.
Cuento
39
Narra un cuento en primera persona protagonizado por una persona sorda.
Cuento
40
Relata una historia de amor a distancia.
41
Ambienta tu cuento en Osaka.
Cuento
42
Escribe una historia protagonizada por una jinete sin cabeza.
Cuento
43
Piensa qué habría pasado si los dinosaurios no se hubiesen extinguido. Puedes sumergirte en una ucronía si quieres.
Cuento
44
Mezcla en una misma narración a un duende volador, una medusa fantasma y un elemental de hielo y fuego.
Cuento
45
Escribe una historia de terror en la que los animales domésticos se rebelen contra sus dueños.
Cuento
46
Escribe un relato en el que uses un epíteto cada tres párrafos.
Cuento
47
Unas rocas que se comunican con telepatía llegan del espacio exterior. ¿Cómo interactúan con los humanos?
Cuento
48
Escribe una historia en la que existan árboles de Navidad humanoides que decoran personas de plástico.
Cuento
49
Plantea cómo sería una historia de amor que suceda dentro de un videojuego.
Cuento
50
Escribe una historia de amor entre una giganta y una montaña.
Cuento
51
Crea un relato protagonizado por una abuela con superpoderes.
Cuento
52
Escribe una historia en la que la gente tiene como mascotas gatos que disparan láseres por los ojos.
Cuento

¡Cállate! Es mío

¡Cállate! Es mío

La idea de participar en ello le parecía bastante ridícula. No había forma de encontrar razonable a la quinta en esta ocasión, por mucho que lo intentase, pero… era para una buena causa. Y era un decreto oficial ¿Quién era él para oponerse a eso? Con que lo dejaran continuar con su lectura, iba a estar más que tranquilo ¿qué tan malo podía ser?

¡Jo! Ni rondaba por la mente de Kakashi lo que podía pasar.

El escenario estaba armado y Shizune y Gai eran los rematadores. Ambos con el ánimo que le habían puesto, le estaban dando vida a la subasta, algo más de la que necesitaba, para ser más precisos.

Había cerca de cuarenta ninjas para subastar ¡un día con ellos! Y aunque la mayoría estaba ahí, haciendo su parte, ninguno parecía particularmente emocionado por tener que participar. Aunque no podían decir nada del otro lado, que todo iba demasiado bien con las ventas. Naruto, hasta ese momento, era el que más dinero había recaudado ¡todos querían estar un día con el héroe de la guerra! Todos, hasta los hombres.

Pero Kakashi… En el momento que llegó su turno, estaba tan metido en su libro que ni se dio cuenta de que le tocaba subir al escenario a presentarse ante los posibles compradores.

—Como siempre, con esa actitud fresca y cool, Hatake Kakashi, el ninja que copia ¿Quién empieza la puja? —dijo Gai obteniendo sus primeros ofrecimientos, casi 200,000 ryou a la primera, lo que era prácticamente, una misión de clase B.

Kakashi quedó sorprendido mirando a la mujer que acababa de hacer semejante puja ¡era su alumna! Sakura sonrió al ver a su profesor dirigirle la mirada ¡los planes que tenía! Un día con Kakashi-sensei y no iba a perder oportunidad de quitarle la máscara ¡al fin iba a ver su rostro! Y nadie iba a impedirlo, ni siquiera él mismo.

Ella ya cantaba victoria, Gai no veía a nadie más que alzara la mano para pujar ¡y rompió el silencio un grito! ¡Iba a 400,000! Ayame, estaba con dos amigas dispuesta a dar vuelta el asunto. Eso, animó aún más Gai a caldear los ánimos para que siguieran pujando.

Sakura subió 50,000 más. Y pudiendo quedarse tranquila, la tomó por sorpresa que Yugao pujara con 200,000 más. Iban 650,000 por Kakashi y apenas empezaba la puja.

—¡900,000! —Alzó la voz Yamato llamando la atención de las mujeres que quedaron un poco desencajadas al pensar que él iba a comprar a Kakashi… pero él se veía de lo más tranquilo, no así el ninja que empezaba a sudar un poco por la situación en la que se veía. No hallaba nada bueno del panorama con ninguno de los tres.

Gai miró a los ofertantes. No parecía haber nadie más que fuera a superar la oferta. Iba a ser por novecientos, al parecer y no se lo iba a llevar ninguna mujer, sino, el Capitán Yamato.

Hizo la cuenta mientras Kakashi en sus adentros pedía que alguien más aumentara el precio. Y en el dos, una voz femenina interrumpió:

—¡¡Cállate!! Él es mío —dijo la mujer muy confiada de haber ganado la subasta— ofrezco tres millones y medio de ryou.

El silencio se hizo un instante buscando a la mujer que acababa de hacer tal declaración, viéndola en una de las terrazas de las viviendas que estaban cerca de ahí. Su cabellera verde sujeta en una media coleta, ondeo en el viento. A ella le encantaba llamar la atención y por poco, por pasarse de lista, casi pierde su oportunidad ese día. Apenas unos instantes transcurrieron cuando el murmullo se hizo presente preguntando por la mujer.

La sonrisa de Gai se amplió al confirmar quién era y viendo que no había más ofertas posibles, la declaró ganadora de la subasta. Y sin esperar mucho, Kakashi llevaba la delantera en la recaudación con el monto acumulado. ¡Hasta Naruto estaba en blanco! Justo él que se había sentido importante.

Fuyuki, quien no cabía en sí misma de la emoción, saltó del balcón dispuesta a ir al escenario. Se impulsó en una silla vacía y volvió a dar un salto, aunque esta vez, no iba a tener suerte de encontrar otro sitio vacío… y no le importó usar la cabeza de Sakura para tomar su último impulso y llegar al escenario.

—¡Kakashi-kun! —gritó tan llena de vida y amorosa como siempre. El ninja copia, aunque la vio venir, no estuvo preparado para soportar todo su peso y ante el inminente abrazo que ella le dio, prácticamente caído del cielo, ambos terminaron cayendo del escenario, él con ella encima suyo— te dije que nadie te apartaría de mi lado —le dijo dándole un beso en la mejilla frotando la suya con la de él al momento siguiente, encantada de haber salido victoriosa de aquella situación.

—Podrías ser un poquito menos intensa —dijo Kakashi quitándola de encima y poniéndose de pie.

Gai revisó que todo estuviera bien y al ver a Fuyuki, alzó el pulgar en símbolo de victoria, antes de volver a su puesto a subastar a los ninjas que aún faltaban. En eso, el ninja vio aquel gesto mientras Fuyuki se pegaba a su torso sin ánimos de soltarlo.

Iba a ser un bello día para el ninja.

******

La subasta terminó ese mismo día habiendo recaudado suficiente dinero para hacer la aldea de nuevo sin ningún tipo de impedimentos. Posiblemente, hasta sobrara bastante después de ello que la recaudación había sido demasiado buena.

—Iba a estar contigo este día. No tenías porqué vigilarme —dijo al ver a la mujer en su cama apenas despertó.

La mujer estaba vestida apenas con una camisa con las piernas cruzadas al lado de él, esperando que se despertara. Posiblemente, habría pasado la noche viéndolo dormir sin molestarlo. Y él actuaba como si nada sucediera o quizás, porque se había acostumbrado a que o acechara de tanto en tanto. A veces, se colaba por su ventana y él, le decía algo al respecto, pero jamás la había echado, aunque tampoco la había dejado llegar más lejos que eso.

—Podías arrepentirte. Así no te me escapas —le dijo con una brillante sonrisa acercándose más a él a gatas en la cama. Gracias a eso, pudo ver su escote por los dos primeros botones abiertos de su camisa. Apenas lo vio, cambió su punto de visión y se tapó la cara ocultando un leve sonrojo.

—¿Qué es lo que quieres hacer hoy?

Coqueta, se colocó encima de él, quedando de nuevo el ninja de espaldas contra el colchón y ella encima suyo, con eso, los nervios, que disimuló bajo aquel semblante tranquilo, aunque por dentro, era otro tema. Kakashi no tenía experiencia con las mujeres y mucho menos, con alguien tan descarada como ella, por el contrario, apenas si había tenido estudiantes y ninjas bajo su mando, sin embargo, más allá de eso, su trato era… inexistente.

—¡Vamos a poner en práctica todo tu Icha icha el día de hoy! —exclamó feliz acostándose sobre el torso de Kakashi. Él sintió los pechos de la ninja sobre el suyo y no supo qué hacer. El calor pasaba la delgada tela de su ropa y ver su rostro tan cerca podía desequilibrarlo, tomándola de los brazos, dando vuelta la situación, quedó él encima de ella— oh, así que te gusta ir arriba. Me gusta eso.

Y fue entonces que se dio cuenta de que aquel acto evasivo sólo servía para avivar las llamas. Se sonrojó y esta vez, fue visible, levantándose de golpe de la cama y rascándose la nuca, se quedó por los pies, parado sin dirigirle la mirada.

—Podemos hacer otras cosas. Iré a preparar el desayuno.

—¡Perfecto! Quiero comerlo sobre ti —anunció ella siguiéndolo a la cocina. Y el temblor recorrió el cuerpo de Kakashi ante tal propuesta. No entendía a aquella mujer.

—Pondremos reglas —especificó volteando a verla, deteniendo su andar en el pasillo y levantando el dedo índice para empezar a contar— todo lo que hagamos, tendrá que ser usando ropa —y su expresión decayó como su ánimo ante la primera regla. Si Kakashi tenía más, Fuyuki no sentía deseo de escucharlas— y… si hay otra te avisaré.

—Mojigato.

No había pensado más, por el momento, no hacer nada que involucrara sexo podría ser la más importante. Kakashi conocía bien los sentimientos de la mujer y su loco amor por él. Y él… bueno, él no sabía nada de eso.

Hizo el desayuno para los dos y antes de sentarse en la mesa, se acercó a Fuyuki y le prendió los botones de su camisa. Su escote lo distraía demasiado. Ella se rio al ver el gesto y pensó que podía usar algo de sus atributos a su favor.

—Quiero una cita —le dijo apenas se sentó en la mesa y tomó los palillos.

—No somos pareja.

—Hoy sí y quiero una cita contigo. Con todo lo que eso incluye.

—¿Y eso qué incluye? —preguntó el sexto antes de aceptar nada.

—Salir juntos, ir a comer, tomarnos de la mano, hacer cosas de pareja, tú sabes. Vives leyendo esos libros ¿no has aprendido nada de ello? —bufó cansada desplomándose sobre la mesa al lado de la comida.

—Aprendí. Lo que no viene en ningún libro es el significado de todo eso para ti —le explicó dejando los palillos y mirándola a los ojos. Fuyuki se sintió desfallecer al verse reflejada en aquellos ojos, con el corazón latiendo a mil por hora y con él ánimo y la felicidad por los cielos, estaba segura de que quería seguir viéndose de esa forma.

—Quiero que vayamos al jardín de flores.

—Está bien —asintió Kakashi.

—Y que tengamos un paseo en el lago. Dicen que si dos enamorados dan un paseo en bote ahí, siempre estarán juntos —dijo risueña.

Él asintió.

—Quiero que vayamos a almorzar juntos.

—Está bien.

—Y quiero conocer más de ti.

—Creo que me conoces bien ya —dijo él restándole importancia. Aunque sabía que eso no era un asunto zanjado con ella a su lado.

—Y quiero un beso. Puedes usar ropa para eso, así que no rompo tu única regla —su rostro mostró picardía y Kakashi tragó duro. Ella lo miró insistente y viéndose entre la espada y la pared, aceptó. Aunque en su momento, se dio cuenta de que no se sentía mal por eso, todo lo contrario, ¿quizá ansioso? Se estaba dejando llevar por el cariño de Fuyuki.

Fuyuki estaba segura de ganarse su corazón. Y él casi estaba seguro de que tenía toda la razón.

Un sueño nuevo



¡Hola, gente linda! ¿Cómo están? Lo sé, volví a mis orígenes una vez más ¿por qué tardé tanto? Creo que la última entrada que hice fue en febrero ¡Jo! Hace tres meses ¡una locura! ¿O fue en enero? No tengo idea, sé que llevo mucho sin dar señales de vida en casi todos lados (salvo Twitter que es donde estoy más o menos activa, tampoco es una locura, que no van a ver tweets míos a diario).

 A lo que vamos ¡Estoy de nuevo en blogger! Con dominio propio, eso sí todavía, pero ya no más hosting, en parte, porque el bolsillo está en crisis y se me va muy alto todo, pero no era cosa de dejar el blog. Iba a continuar con el blog que tenía (que aún tengo respaldado todo, por si aún se me da la locura de resubir todo en algún momento que me emocione), por ahora, era empezar de cero, lienzo nuevo, etapa nueva, no sé, tenía ganas de estoy, de un cambio de cara, de esencia, de lo que sea, un cambio y empezamos con el blog. Un poquito tarde, pero más vale tarde que nunca ¿eh? 

 Sí, voy a seguir subiendo cuentos, participando en retos, haciendo los propios, compartiendo dibujos ¡Todo! No va a faltar nada en el blog, de a poco y con todos los dramas de la vida adulta, pero por aquí seguiré. Espero, por supuesto, que se animen a seguir acompañándome. Sin más, los dejo y los sigo leyendo. ¡Un abrazo!

Siete pecados

Siete pecados capitales
Lujuria Pereza
Gula Ira
Envidia Avaricia
Soberbia