Ir al contenido principal

Durmiendo con la Luna

Durmiendo con la Luna
Llevaba rato mirando la pared… o el vacío en frente de ella. El piso, el techo, las paredes, todo alrededor era de un blanco impoluto que causaba ansiedad. No había nada a su alrededor, sólo ella. Ni una ventana, ni una puerta. Sólo ella encerrada en ese espacio blanco. Una luz se colaba por algún lado y después de un rato de inspeccionarlo se rindió sin saber de dónde provenía la luz. No había focos ni agujeros ni una fuente de luz, pero la habitación estaba iluminada.

¿Cómo? ¿Por qué? ¿Qué había sucedido cuando ella se durmió? Intentó recordarlo, se durmió con la luna en la ventana y debería despertarse con los rayos del sol de la mañana, en cambio, ni siquiera estaba su cama debajo de ella cuando abrió los ojos. Más lo pensaba y peor se ponía ¿quién? ¿Alguien había entrado a su casa mientras dormía? ¿Cómo? Se frotó los ojos y se echó en el suelo, abrazando sus piernas y escondiendo su cabeza mientras se mecía.

Iba a estar bien, lo estaría. Encontraría la forma de salir. Despertaría de este mal sueño, saldría de este espacio blanco. Alzó la vista y miró alrededor y entonces, se puso de pie y comenzó a correr alrededor, pero el espacio era limitado y pronto, se cansó y se volvió a echar en el suelo.

Cansada, suspiró y cerró los ojos y al volver a abrirlos, la ventana con la luna estaba frente a ella. Su cuarto se fue dibujando con los rayos de luz que entraban por el exterior. Ella sonrió tranquila, todo había sido parte de una ilusión. Caminó hacia su cama, levantó la manta y se acostó en ella.

Desde la ventana, la veían desde el exterior, durmiendo en el suelo, en una blanca habitación.

Reto: Imagina que un día despiertas en una habitación completamente vacía cuya blancura te hace perder la perspectiva del tiempo y del espacio.


¡Hola, mis queridos soñadores! ¿Cómo están? Me uní a un reto semanal de Ludus y participé casi sobre la hora con este relato. Me agrada bastante, aunque ese día estaba bastante inspirada y sentía que la idea daba para extenderla más, pero sólo permiten un máximo de 300 palabras, así que llegue bastante justa a dar forma a la idea.

Voy a ir subiendo lo que me falta del mundial de manera intercalada con otros retos y cuentos que surgieron sin disparadores. Espero les guste.

¡Un abrazo!

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Relato juevero: rompiendo cadenas

Rompiendo cadenas Cuando le habían propuesto escapar, había dicho que sí sin saber nada. Él había sido esclavo toda su vida, siempre cumplió con los deseos del patrón sin importarle nada más que él. No había lugar para nada más; ni sueños, ni esperanzas, ni amor propio. Pero algo había en él que le daba curiosidad, que quería saber qué había más allá a donde lo llevarían. Era riesgoso, se irían en la madrugada, cuando todos durmieran y aunque reducía los riesgos, no los eliminaba. Ansioso, esperó la caída de la noche, guardando apenas un par de trapos viejos que tenía por ropa en una bolsa agujereada por las polillas. Ernesto quedó en vilo, esperando que Sara llegara para decirle cuándo partir. Sus ojos profundos veían en horizonte oscuro pensando en lo que habría más allá de aquella casa; la gente que encontraría; los sueños que conocería, ¡un mundo de posibilidades! Eran siete en total. No habían reclutado más por ser peligroso, de hecho, llevar un grupo tan

Cómo calentar su corazón

Cómo calentar su corazón Ella llega a la casa. Ha hecho frio, el agua nieve la ha atrapado en la calle y le ha dejado el cabello y el abrigo mojado. Se lo quita, se desarma la cola de caballo, sacude su cabello y lo peina con los dedos. Enciende la chimenea y se frota las manos esperando entrar en calor. Ahí se ve el dedo anular. Se ha olvidado el anillo en el bolsillo. Vuelve, caminando casi de puntitas en el piso frío, busca en el bolsillo y lo encuentra con una sonrisa. Lo coloca en su dedo y lo mira pletórica. No quiere que la llamen mujer infiel, por eso se quita el anillo para hacer el amor con otro. Sopla el aliento en sus manos y luego, va a la cocina. Enciende la radio y cambia de emisora hasta que deja el insípido noticiero y encuentra música con la que bailar. Su esposo está por llegar y ella no ha preparado la comida. Lo ama, pero tiene amor para alguien más. Su corazón es demasiado grande para una sola persona. Pero está segura de que él no lo entendería, así que es l

52 retos: Promesas cumplidas

El siguiente contenido presenta material explítico, sexual y/o violento no apto para menores de 18 años o personas sensibles. Promesas cumplidas Los dioses, en ocasiones, hacían promesas de las que se olvidaban rápidamente. A veces pasaba tanto tiempo —aún para ellos que eran inmortales— que ni siquiera lo reclamaban. Salvo un dios: Hades. Él se lo había dicho a Perséfone el día que la llevó al inframundo: él no la había raptado, sólo se cobró la promesa que su madre hizo hacia varios siglos. Ella le había creído y a pesar de que no lo conocía de nada, aceptó quedarse en el inframundo un tiempo para cumplir la promesa de su madre y así, hacerle compañía a Hades. Perséfone jamás pensó que iba a pasarla tan bien en el Inframundo. Había oído cosas terribles en su hogar. Que estaba podrido y olía terrible; los monstruos asediaban en todos lados; había muertos colgando de los cielos y restos por cualquier camino que andarás; incluso había un rumor acerca de que a Hades le gustaba col