jueves, 1 de julio de 2021

Mundial de escritura: ¿Estoy vivo?

jueves, 1 de julio de 2021


¿Estoy vivo?
La helada luz de la luna entra por mi ventana y baña mis muñecas y no sé nada más… ¿Estoy vivo? ¿Estoy muerto? ¿Por qué no soy como las nubes del cielo? La luna me ve y comienza a llorar desconsolada.

Ojalá todo fuera tan sencillo ¿puedo volver a los días en los que era un niño? Necesito que llegues, me abraces y me cantes una canción de cuna, como si todo estuviera bien, como si de verdad fuera un buen chico ¿de verdad soy un buen niño?

Recuerdos… si tuviera un deseo ¿podrías concederlo? Puedo verte, oh, mi hermosa diosa, ardiendo, brillante y hermosa. Tu rostro me da miedo, pero ¿serías capaz de conceder mi deseo? Mis pecados te oscurecerán, pero… ¿serías capaz de hacerlo?

Abrázame, así no pueda ver nada. Abrázame, así no me desmorone.

Grito, canto y bailo para no romperme en pedazos, pero sé que la luna es la única que me mira y me acompaña. La luz fría sigue iluminándome y secando mis muñecas ¿me lo concederías? Sólo por esta vez, abrázame para no ver la oscuridad, abrázame para no sentir nada.

He hecho todo lo que he podido, pero he bailado con los demonios y verte ya me es imposible. Tocarte una vez más… cuando he besado el pecado y me unido a él. No puedo seguir contigo, pero lo deseo. Estallo en deseo, pero sé que es imposible, así que sólo abrázame para no ver la oscuridad que me abruma, que me espera, que me absorbe.

Como si fuera un niño ¿podrías acunarme y cantarme esa dulce canción de cuna? Una vez entre tus brazos, todo se volverá tranquilo, me cantaras como si fuera un niño bueno ¿podrías?

Bailamos dentro del sueño, bailamos en círculos una y otra vez. Si esto es un sueño, no quiero despertar. Tú eres mi sueño ¿o yo soy tu sueño? Dentro del sueño, sigamos bailando hasta que nos desvanezcamos ¿hasta cuándo podemos seguir bailando?

Sobre tu regazo, seguimos soñando que esto no termina. Bailemos eternamente, quiero quedarme así para siempre, mi diosa.

Gira sobre mis pasos, baila conmigo, sigue concediéndome mi deseo. Aunque haces señas extrañas y no te entiendo, no quiero dejar este sueño de entrelazar tus dedos a los míos y girar en círculos y girar… y soñar y soñar.

Hazlo por mí y canta para mí. Canta esa dulce canción de cuna y bailemos juntos hasta que la luna deje de llorar, hasta que el sonido cese y los colores desaparezcan, aquí. Dentro del sueño todo es tranquilo, todo es mejor. Tú eres mi sueño.

¿Hasta cuando podremos estar así? Hace frío y empieza a oscurecer. Nos detenemos y no quiero dejarte. Estoy sobre tu regazo y sueño que bailamos. Te veo hacer gestos y no te entiendo, sólo cántame y acúname contra tu pecho.

Soy un niño bueno.

Deja que el sonido se disperse y nos desvanezcamos ligeramente de la realidad, como si no fuéramos a volver nunca del sueño, como si pudiéramos bailar para siempre, los dos, giremos y bailemos.

Cántame esa dulce canción de cuna y concede mi deseo: quiero dormir para siempre, sólo, déjame dormir… ¿puedes hacerlo por mí? ¿Sí?

Esa dulce voz… sólo quiero dormir y seguir en el sueño. Cántame esa dulce canción de cuna una vez más.

Soy un niño bueno, ¿verdad?

Día 3: escribir sobre la derrota más grande que hayan tenido. El objetivo no es que suene dramática sino más bien cómica, que puedan tomar distancia de esa situación y narrar con desapego y gracia.
¡Hola, mis soñadores! ¿Cómo están? ¿Lo han leído completo! Y me salté la consigna como debía ser. La verdad, no tenía idea para escribir sobre un fracaso en tono de humor y como la consigna más que nada sumaba puntos en la instancia final... no era obligatoria. Así que hice lo que quise ¡pero bien depre fue este día! No sé si es porque no sabía cómo encarar la consigna, por la lista de reproducción y Atsushi cantando sus traumas de la infancia que termine escribiendo esto ¡Más traumático todavía!

Personalmente, me gustó mucho el resultado final, y quizás, en algún momento retome la consigna original y escriba sobre un fracaso de manera divertida. Por lo pronto, los dejo.

¡Un abrazo!


2 comentarios:

Sueños populares