martes, 6 de julio de 2021

Mundial de escritura: A través de los sueños

martes, 6 de julio de 2021


A través de los sueños
El siguiente contenido presenta material explítico, sexual y/o violento no apto para menores de 18 años o personas sensibles.
La doctora conecta la máquina. El DC mini comenzaba a funcionar a la perfección. Atsuko dejo su ser atrás y se caracteriza como Paprika, la joven despreocupada, alegre y tan empática y social que facilita su trabajo. Ha tenido pacientes extraños, ninguno como este hombre sin nombre. Fantasma se hizo llamar apenas entró a su consultorio, no dijo nada más. No le dio un apellido, no le dio un nombre real, como si fuera realmente un Fantasma que no tuviera pasado, presente o futuro. Sus facciones finas y su piel tan blanca como el papel junto a su cabello sin pigmentación que caía como lluvia sobre sus hombros y espalda le daban una apariencia realmente fuera de lo común. Atsuko piensa que Fantasma era una buena forma de describirlo, pero creía que había algo más allá de usar esa apariencia y sólo ese apodo. Ella como psiquiatra y con el Mini DC piensa llegar un poco más profundo para averiguar y solucionar los problemas que pudiera tener él.

Su amigo, Steve, está fuera del consultorio esperándolo con una caja de cigarrillos que sostiene en sus manos y aprieta con ansiedad: tiene una adicción muy fuerte con el tabaco. Ella con sólo ver como sus dedos se volvían blancos deseando sacar un cigarrillo y encenderlo, podía deducirlo con suma facilidad. Sus uñas y el tinte de sus dientes le dieron la pista para saber que años llevaba así. Steve era muy fácil de leer. Un tipo de mal carácter, despreocupado, con vicios y relaciones inestables. Sólo de verlo puede deducir eso de él y posiblemente, pueda atinar alguna que otra idea más, aunque sólo serían suposiciones. Pero Fantasma… Fantasma es un verdadero misterio para ella. No hay forma de leerlo. Hablar con él tampoco es suficiente, por eso, recure al DC Mini. Tokita le ha hecho los últimos arreglos y ella, ha avanzado mucho con su alter ego en sus terapias.

La habitación en donde están se comunicaba con otra en donde había una cama para poder ejecutar el DC Mini. Le pide a Fantasma que la siga y se acueste, conectando la máquina a él y haciéndolo dormir. Ella también hace lo mismo usando el DC mini. Con eso, puede ingresar a los sueños de Fantasma y puede analizarlo desde su subconsciente.

Paprika tiene un valor y un temperamento muy diferente a Atsuko, es lo contrario a ella y hasta la considera mucho más temeraria… sin embargo, jamás estuvo preparada para ver lo que iba a encontrarse ahí mismo.

Las paredes están manchadas de sangre, hay un cuerpo de una mujer en el suelo, como si sus extremidades estuvieran desencajándose, rompiendo huesos y ligamentos. Frente al cuerpo sin vida de la mujer, está Fantasma viéndola con tristeza. Las cristalinas lágrimas que se confunden con su piel rodaron por sus mejillas viendo algo revolverse desde la entrepierna de la mujer. Fantasma aprieta los puños mientras unos dedos pequeñitos y con uñas largas emergen cubiertos de sangre, arrastrándose fuera de su útero. Fantasma tiembla cuando ve la sonrisa del bebé cubierto de sangre y placenta masticando un pedazo de vísceras.

Tras de ellos, está Zillah, Nada y los hermanos gemelos riéndose, hablando de conseguir una presa nueva. Y a los pocos minutos, se escucha un grito desgarrador. Voltea a ver y se encuentra con Steve desesperado, gritando el nombre de Vanessa, la mujer que había sido asesinada por su bebé. Consumido por la ira, se lanza a atacar a Zillah con una botella rota, atravesándole la garganta. Steve queda cubierto de la sangre de Zillah mientras Nada, los gemelos y Fantasma ven la escena sin hacer nada.

Fantasma se acerca hasta Steve y lo arrastra lejos del cuerpo sin vida. Su piel blanca contrasta demasiado bien con la sangre que cubría y chorreaba de la piel de Steve. Con el rostro desencajado por la tristeza y el miedo, Fantasma le susurra algunas palabras al oído mientras se mancha de rojo oscuro, como si se corrompiera sólo por ser estar con él.

—Estamos en el T-bird, volando entre las nubes. Te has volcado el whisky encima y apestas a alcohol y tú también apestas ¿hace cuanto que no te bañas? —lo regaña mientras le habla y va dibujando el paisaje que empieza a cambiar poco a poco. Paprika es parte de esto, sentándose en la parte trasera del T-bird junto con ellos, observando la relación tan extraña que ambos tenían. Fantasma acomoda el cabello de Steve tras su oreja y limpia la sangre que ahora, se había convertido en alcohol. Luego, lo empuja a que manejara a la cascada de peces arcoíris para verlos en la noche brillando.

Ella se sorprende, conoce los sueños, sabe ella lo poderosos que son, pero no conoce a nadie capaz de cambiar la realidad, de manipular los sueños tan bien y con tanta calma como lo hace Fantasma.

—Estás loco —le dijo Steve.

—Estarán ahí, ya lo verás —le dice Fantasma con seguridad buscando la guitarra y comienza a tocar. Sus dedos tiemblan al tocar las cuerdas, aún está nervioso porque recuerda a la perfección donde habían estado antes, pero era Fantasma y Fantasma siempre procura construir un mundo para Steve, uno donde no hubiera problemas, muertes ni dolor. Comienza a cantar desafinado hasta que logra entonarse junto con la música de su guitarra de cinco cuerdas.

—Cantas horrible —se ríe Steve mientras pisa el acelerador. —Horrible es tu cara —canta Fantasma en respuesta ganándole una carcajada de su compañero.

Paprika entonces, sale del sueño tan horrible y acogedor a la vez que tenía. Anota algunas cosas en su cuaderno y se queda mirando a Fantasma… era el reto más grande que tiene para tratar. Y no está segura de si tiene la fuerza para tratarlo o volver a participar en uno de sus sueños…

Día 4: elijan cinco libros de su biblioteca: escriban los títulos y los motivos por los que los eligieron. Quédense con uno solo. Escriban un texto que sea la intersección de la trama de ese libro y la historia de cómo ese libro impactó en ustedes, construyan una trama que tenga que ver con ustedes.
¡Hola, soñadores! ¿Cómo están? Cuarto día del mundial y debo decir que este día ¡Fue un quilombo! Y quizá me quede corta con esto. La consigna es larga, confusa y con tres mil caracteres ¡Un imposible! Por sobre todo, cuando la licenciada la explica ¡Ni ella la lleva a cabo! Fue "elige cinco libros, has lo que te digo, ahora olvídate de todo y piensa en un libro que te marcó y escribe de ello". ¿Y qué haces con todo lo que ella te pedía antes? Pues, ni puta idea, así es como lo plantea. No me crean, veanlo ustedes mismos:



Como no tenía idea de cómo hacerlo, hice un menjunje de lo que ella pidió. Y me tomé la libertad de hacer un croosover de Paprika y La música de los vampiros ¡Sueños y vampiros! ¿Qué más podía pedir?

Fue extraño e increíble, que tampoco sé en qué momento empecé a escribir en presente (y de verdad, me pareció extraño cuando lo leí), pero me gusta la interacción entre Paprika y los traumas que van dejando los vampiros en estos personajes. Me extendí muchísimo con el texto, pero fue uno de los que más disfruté escribiendo. Y espero que también disfruten su lectura.

¡Un abrazo!

3 comentarios:

Sueños populares