Ir al contenido principal

Por culpa del paraguas

Por culpa del paraguas

Fue todo culpa de ese paraguas. Todo fue su culpa. Si no hubiese salido lo suficientemente triste y desesperada porque la tormenta se había largado y ella tenía que alcanzar el colectivo antes de que decidiera dejar de pasar, no lo hubiese conocido. Se escapó de sus manos y entre el viento fuerte y el agua que caía a cantaros, atacó a aquel pobre hombre, acabando por romperse.

Ella no podía decir con palabras lo avergonzada que estaba. Si hubiese sostenido mejor el paraguas, estaba segura de que no se le habría escapado de las manos y no habría terminado tan empapada como estaba.

Él lo tomó y se lo entregó con una sonrisa, ofreciéndole compartir el propio hasta la parada del ómnibus, algo que ella terminó por aceptar después de rechazarlo tres veces. Se sentía lo suficientemente idiota como para que la idea de ahogarse en la tormenta no sonara tan mal.

—Puede quitar esa cara de tristeza y escuchar la melodía del agua. ¿Escuchó ese trueno? Es una prueba de que en algún rincón de la galaxia, alguien orquesta una banda ¿Lo ve? Justo eso son los juegos de luces —señaló con una amable sonrisa el rayo que surcó el cielo dejándola sin palabras— y ahora, viene la batería —y se oyó un trueno más fuerte que antes— ¡va en crescendo!

Ella no supo qué decir, lo cierto es que escuchar tal desvarío le había hecho sonreír.

—¿Es músico?

—Casi. Director de orquesta. Aunque también enseño a niños. Tengo una orquesta con niños de primaria que hace que esto sea música para mis oídos —dijo con la misma sonrisa amable que antes, tanto que ella no sabía si tomárselo a gracia o en serio, pero no pudo evitar la risa.

Y aunque la tormenta seguía orquestándose mientras ellos se refugiaban en la deshecha casilla esperando que llegara el 109, todo pareció serenarse, que ella misma se sintió más tranquila, como si aquella charla tan inusual fuera lo que había necesitado para desligarse un rato del mundo.

La lluvia seguía cayendo oblicua gracias al viento y con tal fuerza que dolía cuando caminabas debajo, habiéndolo comprobado al caminar hasta la puerta del colectivo y despedirse de su nuevo amigo. La había invitado a su presentación en el teatro, a que conociera a su prometedora banda.

—No importa lo que escuche, usted sonría y apele a lo maravilloso de la vida —recordó que le dijo antes de despedirse. Y no supo si hablaría de la música o de la vida. Se debatió durante todo el camino pensando en ello y sólo asumió que lo descubriría en el concierto.

¡Hola, gente linda! ¿Cómo están? Les traigo este cuento que hice para una de las convocatorias jueveras (que en algún momento retomaré). Por ahora, estoy participando en el NaNo y voy bastante bien.

Me metí este año con una novela que ya tenía empezada en las cuarenta mil palabras. De terminar el NaNo, podría terminarla y llegar a las noventa mil (que espero que todo salga bien), si es más, será más, pero intento plasmar todas las ideas que tengo ahora sin pensar demasiado en la novela. ¡Va a ser una maratón de edición luego! Pero voy tan bien que no me quiero preocupar por eso todavía.

¿Alguno participa en el NaNo? Cuenten en los comentarios

¡Qué tengan un lindo día!

¡Un abrazo!

Comentarios

  1. que hermosa eres asi te imagino hay gran calidez en tus palabras Te admiro

    ResponderBorrar
  2. Uy que tierna historia, Parece que la lluvia y el paraguas los unieron. Me gustara saber como sigue. Te mando un beso

    ResponderBorrar
  3. Muchos ánimos con la novela, Roxana. Y este inicio de cuento, promete, ojalá encuentres tiempo para terminarlo y así lo podremos disfrutar.

    ResponderBorrar
  4. Hola hola Roxana!
    Espero te encuentres super!
    Ha sido un hermoso texto al principio pensé que lo narraba alguien que no quería que estas personas se conocieran jajja, para después encontrarme con una bella historia de nueva amistad, ha sido inusual la forma en que la han entablado pero hay cosas parecidas en el mundo real, muy bonita historia.

    ResponderBorrar
  5. ¡Hola!
    Me encanta la narración de esta mágica y linda historia. ¡Vaya manera de conocerse! a mi me encantaría tener un encuentro de estos bajo la lluvia, ¡yo amo la lluvia! 😍
    ¡Espero que ella descubra la incógnita en el concierto!

    La verdad hace tiempo quería participar en NaNo pero el tiempo no me lo permitió. ¡Te deseo mucha suerte!
    Abrazo

    ResponderBorrar
  6. ¡Hola! Me ha gustado mucho la historia, ese enfoque de que lo que sería un simple paraguas puede crear una situación que te cambie la vida y dar lugar a nuevas cosas por descubrir.
    Mucho ánimo con la escritura de tu novela!!
    Un abrazo :)

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Relato juevero: rompiendo cadenas

Rompiendo cadenas Cuando le habían propuesto escapar, había dicho que sí sin saber nada. Él había sido esclavo toda su vida, siempre cumplió con los deseos del patrón sin importarle nada más que él. No había lugar para nada más; ni sueños, ni esperanzas, ni amor propio. Pero algo había en él que le daba curiosidad, que quería saber qué había más allá a donde lo llevarían. Era riesgoso, se irían en la madrugada, cuando todos durmieran y aunque reducía los riesgos, no los eliminaba. Ansioso, esperó la caída de la noche, guardando apenas un par de trapos viejos que tenía por ropa en una bolsa agujereada por las polillas. Ernesto quedó en vilo, esperando que Sara llegara para decirle cuándo partir. Sus ojos profundos veían en horizonte oscuro pensando en lo que habría más allá de aquella casa; la gente que encontraría; los sueños que conocería, ¡un mundo de posibilidades! Eran siete en total. No habían reclutado más por ser peligroso, de hecho, llevar un grupo tan

Cómo calentar su corazón

Cómo calentar su corazón Ella llega a la casa. Ha hecho frio, el agua nieve la ha atrapado en la calle y le ha dejado el cabello y el abrigo mojado. Se lo quita, se desarma la cola de caballo, sacude su cabello y lo peina con los dedos. Enciende la chimenea y se frota las manos esperando entrar en calor. Ahí se ve el dedo anular. Se ha olvidado el anillo en el bolsillo. Vuelve, caminando casi de puntitas en el piso frío, busca en el bolsillo y lo encuentra con una sonrisa. Lo coloca en su dedo y lo mira pletórica. No quiere que la llamen mujer infiel, por eso se quita el anillo para hacer el amor con otro. Sopla el aliento en sus manos y luego, va a la cocina. Enciende la radio y cambia de emisora hasta que deja el insípido noticiero y encuentra música con la que bailar. Su esposo está por llegar y ella no ha preparado la comida. Lo ama, pero tiene amor para alguien más. Su corazón es demasiado grande para una sola persona. Pero está segura de que él no lo entendería, así que es l

52 retos: Promesas cumplidas

El siguiente contenido presenta material explítico, sexual y/o violento no apto para menores de 18 años o personas sensibles. Promesas cumplidas Los dioses, en ocasiones, hacían promesas de las que se olvidaban rápidamente. A veces pasaba tanto tiempo —aún para ellos que eran inmortales— que ni siquiera lo reclamaban. Salvo un dios: Hades. Él se lo había dicho a Perséfone el día que la llevó al inframundo: él no la había raptado, sólo se cobró la promesa que su madre hizo hacia varios siglos. Ella le había creído y a pesar de que no lo conocía de nada, aceptó quedarse en el inframundo un tiempo para cumplir la promesa de su madre y así, hacerle compañía a Hades. Perséfone jamás pensó que iba a pasarla tan bien en el Inframundo. Había oído cosas terribles en su hogar. Que estaba podrido y olía terrible; los monstruos asediaban en todos lados; había muertos colgando de los cielos y restos por cualquier camino que andarás; incluso había un rumor acerca de que a Hades le gustaba col