Ir al contenido principal

Criminales

Criminales

«No creo que vuelva a amar a alguien de esta manera» piensa él mientras la ve tomar el colectivo en la terminal.

«¿Me extrañará lo suficiente como para cumplir su promesa?» se pregunta ella mientras lo ve a través de la ventana. Levanta la mano, saluda antes de que el vehículo arranque y se aleje, quizá para siempre de esa plataforma.

Es él la razón por la que llora mientras se acomoda el cabello y espera que apaguen las luces y nadie la vea entre todos los pasajeros. Aunque también llora por otra persona: la que la espera en casa.

Piensa en él y contiene las lágrimas y el quizá que su mente va construyendo.

«Quiero verte» con ese mantra en la cabeza, fue rezando alegrarse por su encuentro. Quiere verlo y confirmar que nada había cambiado y que su aventura en la ciudad no los afecta en lo absoluto. Quería verlo y saber que lo ama solo con mirarlo. Escuchar su voz que revolotea su corazón como mariposa en primavera.

Antes de entender su propio corazón, ya estaba bailando al ritmo que otros labios cantaban. Y llegar a casa fue enfrentar una fuerte decepción de sí misma.

«Estamos bien» se dice cada vez que ve a su novio. Debe amarlo. Es un buen hombre, amable, la ama con locura y la apoya. Le da seguridad y la colma de felicidad ¿Por qué no se siente así? ¿Culpa? ¿Desamor? ¿Debe aminorar la carga de su conciencia y contarle todo? Lo piensa y está segura de que eso sólo iba a estropear su futuro.

«Si el mundo terminara mañana, no dudaría en abrazarte para siempre» las palabras de Adriel invaden sus sentimientos y vencen a la poca razón que le queda mientras está con su novio.

Se convence de que esa relación es la que le conviene porque lo ama y es feliz. Se lo repite una y otra vez sin saber si ella misma lo siente o solo es una dulce mentira para cubrir las heridas que causaría.

Ha pasado un tiempo desde que no sabe de Adriel. Y a lo mejor es para bien. Él está casado y le llevaba casi quince años. Eran generaciones diferentes, ¡Pero ¡qué bien se había sentido! La experiencia de un hombre que sabe lo que quiere, que la complace y que tiene clara la vida eran atrapantes y seductoras.

Las manos grandes y en las que ya se vislumbraba algunos años le mostraban caminos que no sabía que existían. Su voz gruesa repitiendo su nombre teñido de pasión cobraba otro sentido.

—Nahir —escucha la voz en su mente y se mezcla con la realidad: su novio la llama mientras los recuerdos indecorosos vuelven a encerrarse tras esa puerta que juró nunca volver a abrir.

—Sí —un monosílabo escueto pronuncian sus labios sin mirarlo. La vergüenza se mantiene en sus ojos y hasta que la sensación de la yema de los dedos en sus brazos, los besos en su cuello y el hechizo que lanzaba con su mirada no desaparecieran por completo, lo evitaría otros cinco, diez minutos—. Iré a comprar la cena —… quizá, media hora más para juntar valor y volver a la normalidad.

El teléfono suena en el bolsillo camino al supermercado y ella tiembla. Se siente como si hubiese cometido un crimen ¿La traición lo es? Llevará unida a Adriel el resto de su vida con esposas invisibles que ninguno de los dos podrá cortar.

Y mientras, el teléfono sigue sonando en su mano mirando hipnótica la pantalla.

—Cariño —escucha la voz de su novio, apacible y reconfortante, tanto así que solo remueve más la culpa—. No hay azúcar, si puedes comprar ya que estás de paso.

—Lo haré.

La conversación se torna diferente. El teléfono no sonará por Adriel. Ella tiene la llave que le permitirá encerrar todos esos recuerdos tortuosos tras una puerta que no abrirá por el resto de la eternidad.

Será feliz con la vida que tiene de una vez por todas. Él se lo merece, lo necesita y lo vale. Sujetar su mano el resto del camino es justo lo que necesita. Así, vuelve a casa sin haber comprado nada, solo con la irremediable sensación de que debe correr hacia sus brazos o lo perderá para siempre. Y apenas abre la puerta, le dice lo mucho que lo ama y que los meses lejos la hicieron sentir mal. Lo extrañó a mares y no sabe cómo demostrarlo.

Así, el secreto de que alguna vez fue una criminal queda sepultado. Jamás será contado y vivirá con el peso de haber roto una confianza que no se merecía, pero lo compensará haciéndolo feliz el resto de su vida.

******

Meses más tarde él la invita a la ciudad. Un fin de semana solo para ellos dos. Le pedirá que use su mejor vestido e irán a un sitio elegante a comer.

Ella nunca lo sabrá: Adriel la vio toda la noche desde el otro lado del restaurante mientras un piano nostálgico e inquieto sonaba de fondo.

Ambos toman caminos diferentes acompañados de otras personas. Y ninguno tendrá el valor de verse una vez más.

Ella es feliz con alguien más. Sonríe como si la vida fuera hermosa aún estando lejos.

Y él lo hace con su mujer.

Dos felicidades incomprensibles y pasajeras que deberán cuidar por siempre.

Al terminar la velada, Adriel sale con su esposa y mientras esperan un auto, él saca su celular y borra su contacto. Las cadenas invisibles seguirán, pero él no las cortará, solo las esconderá el tiempo que haga falta.

Y como si no hubiera una batalla de emociones en él, abraza a su esposa y cuando para el coche, le abre la puerta y la ayuda a entrar.

Jamás le contará de su actuar, de la traición, de que una vez fue criminal.

Sólo se queda con el quizá, el recuerdo y la vida que tiene armada y no puede romper. Aunque sabe que nada volverá a ser igual. Pero ya habían elegido sus caminos con otras personas que amar…

¡Hola, hola, mis queridos soñadores! ¿Cómo están? Terminé el cuento de trasnoche y me di con que la confesión que elegí no cumplía con la consigna que habían puesto XD siento que este reto no está hecho para mí. Es el tercer cuento que escribo sin éxito. Pero ¡bue! Ya está hecho, me encanta y aunque no participe, lo comparto.

Igual, por si quieren sumarse, les cuento. El reto consistía en elegir una confesión de Pasión por los fanfics y escribir un fanfic, crossover u original inspirándose en la confesión. Yo elegí la de "Hombre maduro" que implicaba además una infidelidad —sumenle que Fujita Maiko y Daisuke Hirakawa me traen loca con sus canciones sobre infidelidades—, tenía que escribirlo sí o sí.

Espero que les haya gustado y si el tiempo se me da —y los modos también—, quizá llegue con otra confesión más.

¡Un abrazo!

Comentarios

  1. Ahora necesito una novela explicando los pormenores de este universo, por favor. Me encantó un montón

    ResponderBorrar
  2. Me gusto mucho, necesito algo más largo que explique el pq de ese engaño 🤭

    ResponderBorrar
  3. Lo ame, escribes tan hermoso que con cada letra sientes como a esos dos se les desgarra el alma.
    Realmente me siento honrada que una autora como tu participará en mi noble reto, no merezco tanto elogió, tenerte a ti entre mis ediciones es un orgullo y un placer infinito.

    Muchas gracias de todo corazón😭
    (soy Mikasa)

    ResponderBorrar
  4. Estuvo genial

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Relato juevero: rompiendo cadenas

Rompiendo cadenas Cuando le habían propuesto escapar, había dicho que sí sin saber nada. Él había sido esclavo toda su vida, siempre cumplió con los deseos del patrón sin importarle nada más que él. No había lugar para nada más; ni sueños, ni esperanzas, ni amor propio. Pero algo había en él que le daba curiosidad, que quería saber qué había más allá a donde lo llevarían. Era riesgoso, se irían en la madrugada, cuando todos durmieran y aunque reducía los riesgos, no los eliminaba. Ansioso, esperó la caída de la noche, guardando apenas un par de trapos viejos que tenía por ropa en una bolsa agujereada por las polillas. Ernesto quedó en vilo, esperando que Sara llegara para decirle cuándo partir. Sus ojos profundos veían en horizonte oscuro pensando en lo que habría más allá de aquella casa; la gente que encontraría; los sueños que conocería, ¡un mundo de posibilidades! Eran siete en total. No habían reclutado más por ser peligroso, de hecho, llevar un grupo tan

Cómo calentar su corazón

Cómo calentar su corazón Ella llega a la casa. Ha hecho frio, el agua nieve la ha atrapado en la calle y le ha dejado el cabello y el abrigo mojado. Se lo quita, se desarma la cola de caballo, sacude su cabello y lo peina con los dedos. Enciende la chimenea y se frota las manos esperando entrar en calor. Ahí se ve el dedo anular. Se ha olvidado el anillo en el bolsillo. Vuelve, caminando casi de puntitas en el piso frío, busca en el bolsillo y lo encuentra con una sonrisa. Lo coloca en su dedo y lo mira pletórica. No quiere que la llamen mujer infiel, por eso se quita el anillo para hacer el amor con otro. Sopla el aliento en sus manos y luego, va a la cocina. Enciende la radio y cambia de emisora hasta que deja el insípido noticiero y encuentra música con la que bailar. Su esposo está por llegar y ella no ha preparado la comida. Lo ama, pero tiene amor para alguien más. Su corazón es demasiado grande para una sola persona. Pero está segura de que él no lo entendería, así que es l

52 retos: Promesas cumplidas

El siguiente contenido presenta material explítico, sexual y/o violento no apto para menores de 18 años o personas sensibles. Promesas cumplidas Los dioses, en ocasiones, hacían promesas de las que se olvidaban rápidamente. A veces pasaba tanto tiempo —aún para ellos que eran inmortales— que ni siquiera lo reclamaban. Salvo un dios: Hades. Él se lo había dicho a Perséfone el día que la llevó al inframundo: él no la había raptado, sólo se cobró la promesa que su madre hizo hacia varios siglos. Ella le había creído y a pesar de que no lo conocía de nada, aceptó quedarse en el inframundo un tiempo para cumplir la promesa de su madre y así, hacerle compañía a Hades. Perséfone jamás pensó que iba a pasarla tan bien en el Inframundo. Había oído cosas terribles en su hogar. Que estaba podrido y olía terrible; los monstruos asediaban en todos lados; había muertos colgando de los cielos y restos por cualquier camino que andarás; incluso había un rumor acerca de que a Hades le gustaba col